Creando vida artificial…¿jugando a ser dioses?

 

¿Existe la vida artificial? ¿Es el ser humano capaz de crear vida? Seguro que no es la primera vez que te planteas estas preguntas, así que te invitamos a descubrir un poco más sobre estas cuestiones.

Todos estamos muy acostumbrados a libros, películas o series que tratan este tipo de temas: desde el antiguo Frankenstein de 1818 hasta la creación de especies superiores, robots, virus y bacterias capaces de exterminar al ser humano en la actualidad, pero…¿entendemos realmente cuáles son las consecuencias de crear vida? Y más importante aún: ¿es verdaderamente posible crearla?

A la izquierda, Boris Karloff como el monstruo de Frankenstein; arriba, androide de la película “Yo, robot”; abajo, imagen al microscopio de un virus bacteriófago. 

Esta idea fue desarrollada por un grupo de investigadores del Instituto  J. Craig Venter (JCVI) que, en 2010, consiguió crear la primera bacteria con un genoma completamente sintético. Esto quiere decir que  el conjunto de todos sus genes había sido sintetizado en un laboratorio.

¿Cómo lo hicieron? En primer lugar se elaboró una variante del genoma de Mycoplasma mycoides, aprovechando que es una bacteria con un genoma muy pequeño y sencillo. A continuación, se insertó dicho genoma en otra bacteria de distinta especie, a la que se  eliminó el material genético. Así obtuvieron una nueva bacteria capaz de reproducirse y cumplir el resto de funciones vitales, la llamaron Mycoplasma mycoides JCVI-syn1.0… pegadizo, ¿verdad?

captura-de-pantalla-2016-10-27-a-las-00-15-07Proceso de creación de la bacteria artificial

Más tarde, los investigadores se propusieron un nuevo objetivo: crear un organismo con la mínima cantidad de genes necesarios para sobrevivir. Tras mucho trabajo, en 2016 lo consiguieron. A partir de su creación anterior, Mycoplasma mycoides JCVI-syn1.0,  obtuvieron una nueva bacteria: JCVI-syn3.0., que hoy en día es el ser vivo con el genoma más sencillo que se conoce.

El procedimiento consistió, al igual que en el caso anterior, en introducir en una bacteria sin material genético el genoma de otra, modificado para eliminar los genes que no fuesen esenciales. Pero ¿cómo supieron los científicos qué genes debían mantener? ¿Cuáles eran imprescindibles? ¡Probando! Podemos introducir genomas “de prueba” e ir comprobando si el cambio resulta letal o tolerable para la bacteria. Este sistema, como explican los propios Venter y Smith, sería como ir desmontando un avión pieza a pieza e ir probando si éste es capaz de volar y aterrizar sin cada una de ellas.

A la izquierda, el biólogo y empresario Craig Venter y el premio Nobel Hamilton Smith, científicos líderes del proyecto. A la derecha, conjunto de células de JCVI-syn3.0, compuestos de estructuras esféricas de distintos tamaños (Escala 200 nm)

De esta forma se identificaron los que eran esenciales para la supervivencia de la bacteria. Una conclusión interesante a la que llegaron los investigadores es que no existe un genoma mínimo determinado. En realidad, el tamaño mínimo del mismo depende de las condiciones ambientales concretas en las que se encuentre el organismo.

Llegados a este punto, nos toca plantearnos algunas cuestiones: ¿cuáles son las consecuencias éticas de la creación de vida? Y, a largo plazo, ¿resultará beneficioso para la humanidad o supone peligros que no somos capaces de predecir? El debate está abierto y son numerosos los comités éticos que opinan acerca de esta nueva rama de la ciencia: la biología sintética.

Entre los principales puntos de controversia de este tipo de investigaciones está la bioseguridad, cabría la posibilidad de que el organismo artificial pudiese poner en riesgo la preservación de los seres vivos naturales y el medio ambiente al competir con estos. Por otro lado, también es conflictivo el planteamiento de los límites de la ciencia: ¿estaremos jugando a ser dioses? La posibilidad de mejorar las capacidades de la especie, de diseñar “organismos a la carta” a partir de selección genética o de modificar embriones humanos ya no parece tan lejana.

Sin embargo, las aplicaciones del desarrollo de la biología sintética también son enormes. Además de posibilitar una mejor comprensión de la vida y de los seres vivos, su empleo es de gran interés en multitud de sectores como el sanitario, la industria o el agroalimentario. ¿Imaginas ser capaz de fabricar organismos o “domesticar” a los ya existentes para producir cualquier tipo de compuesto de interés? Podríamos sintetizar sustancias con interés comercial, como combustibles; o terapéutico, como vacunas y antibióticos. Estos avances supondrían una verdadera revolución en la biomedicina y el tratamiento de enfermedades.

A pesar de ello, no debemos dejarnos llevar por el sensacionalismo, es necesario poner estos experimentos en contexto: ¿verdaderamente podemos llamar creación de vida artificial a sintetizar un genoma basándonos en otro existente e introducirlo en una bacteria también pre-existente? Es necesario que analicemos la situación con rigor y para ello quizá deberíamos aclarar nuestros conceptos de “vida” y “creación” y hablar más bien de “imitación” o “modificación” de los seres vivos existentes. Tal vez sea demasiado pronto para poder considerarnos “creadores de vida”.

Y ahora que sabemos un poco más sobre la creación de vida artificial y el increíble potencial de sus aplicaciones… ¿Qué opinas?

Bibliografía

Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan dice:

    ¿Y no es posible crear DNA desde cero? Quiero decir, es una molécula ampliamente estudiada, si sabes qué la conforma en principio se debería poder crear desde sus elementos básicos sin necesidad de modificar DNA preexistente, ¿no?

    Me gusta

    1. ¡Hola Juan!

      Precisamente, la novedad de este experimento se encuentra en que el grupo de investigadores consigue sintetizar un genoma desde cero. Por ello se habla de genoma artificial, a partir de los elementos formadores del DNA se está construyendo el genoma completo de la bacteria.

      Sin embargo, a pesar de que se puede sintetizar el ADN desde sus elementos básicos, necesitamos una guía o un patrón para hacerlo. Partimos de la base de que el ADN está constituido por cuatro elementos fundamentales (Adenina, Timina, Guanina y Citosina) y que estos se combinan para originar la secuencia que contiene nuestra información genética. Esta combinación no es aleatoria, surge y se optimiza por evolución y es transmitida a la descendencia. Por ello, no es únicamente importante ser capaz de crear el ADN, sin el patrón o el orden de los elementos básicos la estructura que construyamos no contendrá información biológica.

      La conclusión es que se puede sintetizar el genoma desde cero, a partir de sus elementos básicos; pero necesitamos seguir el orden establecido en los seres vivos, en este caso se ha elegido una bacteria, para que la secuencia tenga significado biológico.

      Gracias por tu comentario y esperamos haber solucionado tu duda.
      Un saludo!

      Me gusta

  2. makuricu dice:

    Da un poco de “yuyu” pensar que la manera de estudiar el genoma y saber para qué sirve cada palabra sea por el método de prueba y error. Hasta llegar a conseguir el genoma deseado se habrán creado muchos que incluso podrían llegar a ser peligrosos para la raza humana si se produjese algún error en el laboratorio. El tema es muy interesante y controvertido, sobre todo si pensamos en la clonación de seres vivos.

    Me gusta

  3. Bellamy dice:

    Aunque parece que sólo estamos en el inicio en cuanto a la investigación en este campo, sin duda las posibilidades que ofrece resultan enormes… aunque también los riesgos. Convendría ser especialmente precavidos en este tema, consideraciones éticas al margen. Una semana más, un artículo didáctico y que nos lleva a la reflexión. Felicidades.

    Me gusta

  4. andrespastor dice:

    Crear vida desde cero no parece ya imposible, sí seguramente que esa vida sea compleja o que tengamos las capacidades para controlarla adecuadamente.
    Hablar de biotecnologia despierta en seguida los aspectos éticos e incluso los miedos, fruto del desconocimiento, así que hay que celebrar la difusión de estos post divulgativos. Enhorabuena!

    Me gusta

  5. Mercedes dice:

    Muchas gracias por acercarnos una vez más a este complejo mundo de la ciencia.
    Me preocupan especialmente “las consecuéncias éticas de la posible creación de vida”. Supongo que, a medida que se produzcan avances se irán creando corrientes de opinión y se irán encontrando respuestas a tantas preguntas.
    ¿Beneficioso para la Humanidad?. Seguro que sí. Siempre. Seguro que los científicos encontráis la forma de que éstas y otras nuevas técnicas preserven a los seres vivos y al medio ambiente.
    ¡Ánimo, nos hacéis mucha falta !
    Muchas gracias por ayudarnos a comprender y opinar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s